5 tópicos que afectaron a mis relaciones (y cómo salí bien parado de ellos)

Admitamos algo: si queremos tener una vida sentimental sana, vamos a tener que exponernos a que las cosas nos afecten. Y más todavía, tener en cuenta que no vendrán de una en una… ¿Significa eso que estamos jodidos? Pues efectivamente, pero es un mal necesario.

Supongo que tú, como yo y como cualquier otra persona (salvando ciertas excepciones), disfrutas de la compañía de los demás. Deseas rodearte de personas que alimenten tu curiosidad, que alienten tus aspiraciones y deseos más fervientes y que te acompañen a descubrir el mundo y tu vida ideal. Sigue leyendo

No vivas para morir

¿Tu vida es una batalla contra el tedio, la apatía y la desidia? Todo apunta hacia una razón desoladora, pero divertida.

No son pocas las voces que se unen para sugerirte una solución sencilla, que se basa en buscar algo que ames y darle un lugar en tu vida. Antes de tomar antidepresivos, comprueba si te faltan amantes. - It's a sexy tweet!           Sigue leyendo

Cómo tirar el dinero en seminarios

Estoy descansando entre llamadas de TSL ahora mismo, y quise mandar este mensaje para compartir uno de los temas que surgieron en la última de ellas.

Ha salido a colación en la llamada sobre Talleres, Seminarios y distintas formas para aprender a ser mejor con las mujeres. Antes de nada voy a ser sincero, yo imparto talleres. Yo enseño en cursos buenísimos y meterte en un curso conmigo o con cualquiera que sea un instructor cualificado puede ser una gran experiencia de aprendizaje.

Pero…

He pasado mucho tiempo enseñando, y sé lo que funciona y lo que no sirve. Apuntarte a un taller sin más es la forma menos eficiente de aprender cualquier cosa. Llevo dictando cursos de manera consistente mucho tiempo (imparto uno al mes) y puedo decirte exactamente lo que sí aprenderás y lo que no aprenderás. También puedo decirte lo que te hará feliz con tu vida social y sexual. Y que lo que te hará feliz, no lo puedes conseguir en 1-10 días.

Sigue leyendo

#OwnYourLife

Anoche tocaba charla trascendental, que duró aproximadamente un par de horas. En ella me dí cuenta (más si cabe) de que, aparte de un buen amigo, tengo un estilo de vida tan complejo como positivo.

Todo comienza a raíz de sucesos recientes. Una chica que me encanta y mi mejor amigo se lían, y yo no siento celos ni me duelo por ello. Otro amigo del grupo se extraña por otra muestra más de mis rarezas (diferencias)… Y decide aprovechar el camino a casa para hablar, aunque al final echemos una tertulia bien maja.

Ahí es cuando me plantea una cuestión interesante… ¿Qué hace que tú seas diferente a mí, y que te importe o te imponga menos el decirle a alguien que te gusta o que quieres algo juntos?

Lo estuve pensando poco rato. En su momento dije y ahora mantengo que no es una gran diferencia… Pero sí varias menores, aunque juntas forman una muy significativa. Sigue leyendo

No estamos preparados para conectar

No nos compliquemos buscando la raíz de nuestros problemas con los demás… Es tan sencillo como eso. Nuestra propia vida nos hace fallar al conectar. - It's a sexy tweet!          

Me jode decirlo, tanto como que sea así… Pero que me joda no lo hace menos cierto. Ni menos importante. No estamos preparados para conectar.

Aún a pesar de todo el esfuerzo que ponemos en aprender a comunicarnos de manera más eficiente y abierta, de aprender a llevarnos mejor con los demás y con nosotros mismos, de buscar herramientas y recursos para mejorar nuestras interacciones… No estamos preparados para conectar. Y es ridículo el por qué.

No podemos aceptar que algo entre en nuestra vida y siga su propio rumbo.

Sigue leyendo

Flirtear es la clave, por Rafael Marinho

Rafael es uno de mis hermanos Amorati. Es brasileño, de Maceió, un lugar de playas excepcionales… Y ha querido compartir esta historia con nosotros, para inspirarnos a fuego. Os dejo en sus manos.


Estaba de relax en mi casa jugando a Bioshock, cuando el timbre de la puerta sonó. Me pareció raro, porque mi madre había salido con su novio, mi hermano estaba en su cuarto, y yo no esperaba ninguna visita.

Me puse unos pantalones y fui a ver quién era. Para mi sorpresa había dos mujeres preciosas frente a mi puerta, arregladas para pasar una buena noche. Estaba hipnotizado.

– ¿Es aquí la fiesta?
– ¡Sí, aquí es! Pasad, os estaba esperando.
– JAJAJAJA, ¿quién es este tipo? (una a la otra)
– Soy el hombre más interesante que conoceréis hoy, jajaja (mientras me apoyo en mi puerta).
– JAJAJAJA, lo sentimos, ¡apartamento equivocado!
– ¡No, qué va! Os he dicho que os estaba esperando, yo también he montado una fiesta aquí, ¡y sólo faltábais vosotras!
– Vale, ¿y quién está aquí?
– Nosotros tres, jajajaja… Os garantizo que nuestra fiesta será muuucho más divertida que cualquier otra a la que vayáis. Pasad, ¡mi casa es vuestra casa! (me aparto dejando paso)
– JAJAJAJAJA… ¡No, en serio, tenemos que irnos!
– Y aquí seguís, frente a mi puerta. ¡Vaya cosa! Creo que va a ser el destino… Diciendo que deberíais quedaros conmigo, ¡y que soy más interesante que vuestra fiesta! Jajaja…
– (Muertas de risa y de camino al ascensor) Tenemos que irnos, ¡gracias y adiós!
– ¡Pensad en mi oferta! Jajaja… ¡Adiós!

Sigue leyendo

El Poder de la Expresión – Una Historia

Una historia original del día 5 de mayo de 2014, que sin embargo he estado reservando durante un tiempo, para daros más a conocer sobre mi amigo Steve Mayeda. Disfrutadla.

Image

Vivir la vida a través de tus creencias construye unos cimientos que pueden sostenerlo todo. Los días buenos, lo malos, y los que caen en medio, pueden acomodarse a gusto en la base de un hombre o una mujer que vive según lo que cree.

Yo era un niño rabioso.  

Hará como 10 años, vivía en Fort Worth, TX. Antes del pick up, antes de las mujeres, vivía una vida basada en creencias, ideales y rebelión; filtrada por un velo de disonancia y confusión. 

Vivía en un squat (una casa okupa donde los chavales punks viven). Había 12 o 15 de nosotros que salíamos y entrábamos de allí. Algunas personas se colaban en trenes, otras viajaban pinchando música y otras hacían dedo; otras robaban en tiendas para ir tirando. Creíamos en la expresión, en el arte, en los ideales y en el poder de ser uno mismo.    Sigue leyendo