Si algo he aprendido en la vida es a no buscar las razones para todo y aceptar incondicionalmente la vida con todos sus matices… Por pura liberación. Porque esa es, precisamente, la mayor acción que podemos emprender conscientemente para encontrar, dar sustento y proyectar esa chispa divina que todos guardamos en lo más hondo e íntimo de nuestro ser.

Voy a ilustrarlo con ideas, imágenes y también con sensaciones… Para que nos llegue a todos tan intensamente como lo noto ahora mientras escribo.

Esto, en uno de mis talleres, se relaciona con la fidelidad. En ese taller distingo entre la fidelidad a uno mismo y a entes externos… Y en este caso nos ubicamos en el segundo contexto, en la fidelidad hacia algo externo a uno mismo; un algo que puede tener gran relación con uno mismo sin embargo.

 Así pues… ¿Fidelidad hacia qué?

Yo distingo dos: a un compromiso y a un sentimiento.

No son excluyentes, y de hecho suelen darse al mismo tiempo, aunque no del mismo modo en personas distintas (por ejemplo, tú puedes buscar el compromiso de pareja; mientras que mi compromiso puede ser no marear a quien se relacione conmigo, ni dejar que me mareen). Entiendo, por lo que he vivido y todas las experiencias que conozco y me cuentan; que las personas no tienen del todo claro lo que quieren, lo que buscan y lo que les gusta en esta clase de contactos.

Y por eso mismo es por lo que nos pasamos la vida bailando, con o sin máscaras… Para descubrirnos, para saber lo que queremos y buscamos.

En mi opinión (y siempre bajo lo que he vivido y conocido, insisto), las personas tendemos a explorar y a mantener. Exploramos en busca de límites y de novedades, y mantenemos todo lo que nos gusta o nos sirve. Por eso aparece la fidelidad. ¿El problema del asunto? Cuando deja de aportarnos algo, de gustarnos o de servirnos y desaparece la fidelidad al sentimiento… Pero se mantiene la fidelidad al compromiso. Entras en un amor vacío, por llamarlo de algún modo.

Vacío que no se limita a las relaciones con otras personas… También aparece con el sitio donde vives, con tu empleo, con tu profesión o tu vocación, e incluso con uno mismo.

Por eso me hice heraldo de The Sexual Life. Para mí, todo lo que sea sexual implica comunicación, confianza e intimidad… Y trasladar ese sentido de conexión profunda a cualquier aspecto de la propia vida es fundamental para un bienestar con solidez y fundamento. Si tomamos la costumbre de hacerle el amor a nuestra propia vida, veremos que los miedos desaparecen y la claridad nos colma. Y de paso nos regalamos unos cuantos orgasmos cuánticos… 😉

street-dance-2-3d-feelingmovies-recenzia-film-novinky-3En cuanto al sexo como acto físico… Es comunicación, intercambio y autodescubrimiento. También es autoafirmación. Conviene recordar que todas y cada una de nuestras experiencias sexuales van a convertirse en parte de nuestra identidad… Y que podemos encontrar de todo. Yo estoy viéndome desde hace un tiempo con una persona con la que tengo sexo, buena amistad y bastante comodidad… Pero ningún vínculo en firme. Es el mutuo interés lo que nos acerca y aleja en función del apetito del momento. También mantengo relaciones con vínculos de amistad e intimidad sexual, a pura fuerza de cariño y confianza. Cada una de ellas con una duración de más de dos años como mínimo.

¿Qué quiere decir esto, al menos para nosotros?

Que sabemos que mientras nos apetezca, nos sintamos bien y tengamos motivos; vamos a querer estar ahí. Y si cualquier aspecto de eso cambia, podemos ver si todavía funciona o conviene separarse temporal o definitivamente. A esto, en sociología, se lo contempla dentro del concepto de amor contingente.

Ahora y para salir de lo teórico y que sea el corazón el que lo entienda y lo aplique…

Voy a ilustrar esto de una manera muy curiosa… Atended a este vídeo. Para quien no tenga el inglés muy afinado, os dejo una transcripción de lo que se dice:

Manu: Os creéis muy graciosos eh? Escuchad… Todos somos Street dancers. Mambo, tango, salsa… Todos los bailes empezaron en las calles. Pero vosotros tenéis un problema: le tenéis mucho miedo a vuestra pareja. Si sí, tomáoslo a risa… Qué divertido, jajaja, oh sí… Sí, os escondéis detrás de vuestra chulería. ¡Uh, cómo moláis! Ah… ¡Ahora os reto a que os desnudéis!

Bam-Bam: No lo haré delante de usted…

Manu: El cuerpo no, pero tal vez un pedacito de tu alma… Cuando te tiendo la mano no sólo te invito a bailar: te pido que confíes en mí. Pensad que estáis sujetando a la criatura más perfecta y más bonita de todo el universo. Y ahora, el ritmo… El hombre debe conseguir que la mujer destaque, y que brille… Para que el resto de hombres sientan envidia y quieran tenerla… Pero no puedan. ¡Intentadlo!

Bien, yo ya he despejado mi mente un poquito, así que lo dejo aquí.

¿Me cuentas lo que aflora en la tuya?

Estoy deseando saberlo…

Sergio

5 comentarios en “Las cosas que sé, y quiero compartir contigo (1): El baile de la seducción

  1. Llego a leer esto hace unos meses y te hubiese mandado a la hoguera de cabeza (mira que cara tiene el chaval!!) Peeero estás de suerte!! jajajajaa (mira que benevólente me desperté) y mi esquemas mentales en cuanto a relaciones han cambiado, no sé si por exigencias de guión o porque realmente ya no me estaba convenciendo lo que me ofrecía la sociedad…

    Este podcast me pareció superinteresante y abrió un poco mi mente, el resto ya me lo curé yo solita:

    http://www.ivoox.com/ciencia-del-amor-ramiro-calle-audios-mp3_rf_935542_1.html

    Muy buena la entrada!! queremos más!!!XDD

    Chu!!

  2. Yo tengo esa filosofía de vida… Estar con quien quiero estar dónde quiero estar hasta el momento en que ya no lo quiera más. Por eso no me casé por la Iglesia y de hecho no creo en el matrimonio. Por que a mi un papel o un cura no me va a decir hasta cuándo voy a amar y cuánto tiempo voy a estar con alguien. Eso es algo que decido yo y mi pareja y bueno, tal vez gracias a ese pensamiento llevo 14 felices años de amistad, amor y mucha, mucha felicidad 🙂

  3. Muy bien Sergio, al final todo se reduce a lo mismo, ser fiel a lo que somos, todos tenemos motivaciones que generan conductas, las personas hacemos las cosas porque algo nos obliga a hacerlas o mantenerlas o porque las sentimos positivamente o nos aportan bienestar a nuestra vida. Y para estar en contacto con ese sentimiento tenemos que saborear la experiencia en cuestion abriendonos a ella completamente, para tener claro cuanto nos aporta y cuando resulta vacia y nos estanca.

    Normalmente a algunos nos cuesta reconocer cuando algo ha dejado de aportarnos y somos reacios un poco al cambio, pero como dices todo en la vida es exploracion, entrega,comunicacion, autoconocimiento y con todo ello, impregnarnos de lo que nos pasa, para asi discernir lo que nos mueve y hasta que punto es util y nos hace sentir.

    Eso es lo que me ha llegado, gracias por el articulo Sergio!

  4. Ami la filosofía de Osho en el amor, me hizo tener esta esencia, de libertad, de ser honesto. Tampoco creo en el matrimonio, e increíblemente, cuando das ese toque de libertad, todo dura, todo permanece hermoso cada día.
    Esto y el vídeo, lo que dice Manu, es excelente! muy inspirador, muy seductor. 😉

¡Comentar es sexy! Comparte tus pensamientos...