disappearing man1

5 Maneras de Reclamar tu Identidad Masculina

por Steve Mayeda

La otra noche saqué una Quick Lesson sobre Creencias Limitantes – ‘la Identidad Confundida’. Nunca se me ocurrió que tendría la respuesta que tuve de una simple lección sobre Fortalecer Tu Identidad (Click aquí para revisarla, en inglés). El experimento en sí mismo es una pequeña pero divertida exploración del yo – Cómo las Creencias Limitantes pueden minimizarse a través del fortalecimiento del Self.  La Identidad es una creencia fundamental en TSL. Tras la Quick Lesson Superando Creencias Limitantes: La Identidad Confundida, hombres que han trabajado conmigo hace 6 y 7 años me escribieron de la nada, pidiendo más cosas por el estilo de esta.
Decidí escribir este artículo – Dale una pasada.
Si te gusta y crees en lo que cuento – Compártelo.

No Tenemos un ‘Problema de Información’

disappearingman1No tenemos un problema de información en nuestra cultura, sino un ‘problema de Identidad’. Esto es algo que me importa bastante. La Identidad es la base de TSL. Si fueras a enrolarte en uno de nuestros cursos, ese sería el primer paso – Explorar Tu Identidad. La idea es que una vez que sabes quién eres, es fácil aplicar una dinámica o método para construir conexiones en base a ti mismo. En los cerca de 10 años que trabajo a nivel de élite en el desarrollo personal masculino, nunca me ha interesado que las personas consigan resultados a expensas de abandonarse a sí mismos. La mejora depende de la autenticidad y de expresarse a uno mismo.

En las industrias de la autoayuda y del ligue, esto se evita para vender mejor a la siempre creciente población masculina de frustrados y descontentos. Venden resultados e información a una Identidad vacía. Las ‘Industrias de Mejora’ venden una fantasía. Las personas pueden creer en una fantasía únicamente cuando les falla la realidad. Cuando una cultura masculina no tiene identidad, la única opción es la fantasía.

Los hombres quieren dirección y excelencia. Sin embargo, deben reconocer que depende de ellos. En cualquier forma de excelencia – Relaciones, Estilo de Vida, Carrera, Deportes o cualquier otra expresión de la que seas capaz – solamente caben en la cúspide aquellos hombres que pueden expresar completamente quienes son; honestamente, auténticamente y orgullosamente. Solamente puedes ser grande si tú eres tú mismo. Si estás siendo grande por otra persona, entonces has conseguido algo totalmente distinto.

 

Identidad & Confusión

Tu Identidad eres tú. La imagen que piensas que deberías ser es tu identidad confundida. Cuando tienes una relación con tu identidad confundida, se vuelve imposible para ti encontrar la plenitud. Puedes alcanzar cualquier objetivo, llegar a cualquier cota de éxito; y aún así no encontrarás la satisfacción en ello hasta que tú puedas ser tú. Imitar a otra persona y perseguir su imagen nunca puede hacer que seas tú. La Identidad no es la imagen de lo que crees que deberías ser… Es la imagen de lo que eres.

Aquí hay 5 cosas que puedes usar como guía para serle fiel a quien tú eres. Sé el hombre que naciste para ser. Deja de preocuparte por lo que no puedes hacer, y toma de una vez la responsabilidad de aprovechar las oportunidades que la vida te pone delante.

 

1 – Honra Tu Debilidad, Honra Tu Fuerza

weakness wrestleDentro de todo hombre está el Fuerte y el Débil. Todos tenemos facetas que son geniales y poderosas, y otros aspectos que son débiles y delicados. En nuestra cultura, la falta de una imagen masculina nos ha hecho depender de una visión icónica del hombre. Tenemos una fantasía de hombre, en vez de un padre o figura masculina que nos quiera, que se preocupe por nosotros y nos muestre cómo vivir.

En un mundo de fantasía perdemos el valor de la realidad. Perdemos el valor de la debilidad. Nos modelamos en base a imposibles, y tratamos de alcanzar metas ajenas a nosotros mismos. Escondemos tanto de nuestra debilidad interior como podemos, y exageramos o manufacturamos la fuerza para mantener esa imagen. Muchas veces consideramos que la ‘imagen’ es el valor más importante de nuestra cultura. Cuando nos centramos en la imagen, estamos negando el mayor de los valores humanos – la conexión.

Olvidamos lo poderosa que es nuestra debilidad. Olvidamos que la realidad, la vida y la expresión dependen de la fuerza y también de la debilidad.

Mis propias debilidades personales, mis defectos y mis carencias – irresponsabilidad, desorden y falta de organización, fracasos, falta de éxitos… Pasados por el filtro de la ‘conexión’ (el mayor valor humano) dejan de ser espinas de vergüenza, y se convierten en representaciones de mí. Me ayudan a mantener la humildad, me permiten esforzarme más. Me dan la claridad, unidad y compasión para saber que si alguien o algo es más poderoso que yo, también tiene una debilidad a través de la que podemos conectar y comprendernos.

Nuestros ídolos y héroes tienen la misma cantidad de vida en su interior que nosotros en el nuestro. No hay mejor o peor. Todos los momentos tienen el mismo valor.

Si nos negamos nuestra debilidad estamos iconizando la fuerza. Y solamente podemos vivir en un mundo de sueños desligados, donde la realidad de uno mismo está oculta. Tus fuerzas y tus debilidades importan porque son expresiones de ti. Deja de exagerarlas para encajar con los estándares vitales de otros.

 

2 – El Mito del Éxito y del Fracaso

lossNo hay éxito ni fracaso en el acto de expresarse a uno mismo. Tememos y nos escapamos de un mito. Solamente hay expresión y la felicidad que deriva de dicha expresión. Todo lo que puedo llegar a ser jamás es yo mismo. A veces ganaré y a veces perderé. No dejo de escuchar una y otra vez cuánto desean los hombres el triunfo. Me llega muy a menudo cuánto desean tener éxito financiero y sentimental, y crecer en estatus.

He sido el mejor varias veces en mi vida en unas cuantas cosas distintas. Hay dos cosas que he aprendido al respecto y te puedo contar: 1) Nunca pude ser el mejor para siempre, y 2) cuanto más me aferraba a la necesidad de ser el mejor, más miserable era.

Encuentro muchísima más satisfacción cuando puedo mirarte a la cara siendo yo mismo. El hecho de haber fallado o haber tenido éxito es una historia que sirve a la experiencia que estamos compartiendo, no a mi amor propio. En mi vida, la he cagado a lo grande. He hecho fortuna y la perdí. He perdido a mi familia. He tenido miles de oportunidades para triunfar y a pesar de ello seguí fracasando incontables veces. En muchas de esas ocasiones sentí la pérdida, sentí tristeza y dolor. A pesar de ello, el éxito (si es que se da) viene de mi toma de responsabilidad y del acto de expresarme a mí mismo. Siempre se trata de hacerme cargo y honrarme a mí mismo, en primer lugar. Una vez que haga eso, tengo la oportunidad de reparar, cambiar y enmendar lo que haga falta.

Puedo ganar más dinero, puedo arreglar mi relación y puedo poner las bases para expresarme. Puedo vivir mi identidad y estar orgulloso de ello. Una vez que dejé de intentar cambiar mi identidad para dar una cierta imagen, encontré la felicidad y la plenitud siendo simplemente yo mismo.

 

3 – Explórate a Ti Mismo & Vive tu Ambición

motocycle journeySi nos exploramos a nosotros mismos acabaremos por encontrarnos. Por ver las respuestas que llevamos dentro. Nuestra ambición es la búsqueda de lo que nos beneficiará. Mucha gente mezcla su ambición con la reacción a lo que se supone que deberían hacer. Sin importar cuál sea nuestra meta, no será el alcanzarla lo que nos haga felices. Es nuestra relación con ese objetivo lo que nos dará satisfacción y nos completará. Esa es la dedicación y la meta en esta carrera.

El ‘Qué’ no nos da satisfacción, nos brinda dirección. El ‘Cómo’ y el ‘Por Qué’ nos traen la satisfacción y el sentimiento de Identidad. El ‘Cómo’ y el ‘Por Qué’ salen de dentro. En nuestra cultura tenemos hombres que se marcan metas basadas en otras personas. La ambición de estos hombres no es la suya, sino un pánico galopante a fracasar o estancarse. Construyen sus vidas en base a lo que se supone que se espera de ellos y no en base a lo que quieren hacer. Los hombres han dejado de expresarse y han cambiado el patrón a reaccionar.

Explórate a ti mismo. Encuentra aquello en lo que crees y dedícate a ello.

Cuando puedes desembarazarte de lo que cualquiera piense de ti, e incluso de lo que piensas tú sobre el fracaso, y todavía quieres hacerlo… Probablemente has dado con un camino apropiado. De cualquier forma, eso solamente lo sabrás cuando recorras ese camino.

 

4 – Reconoce tu Vida

own lifeNo hay excusas. No hay culpa. Solamente estás tú. Expresión, plenitud, fortaleza, honor, orgullo, compasión… No tienen nada que ver con los motivos por los que algo no ocurre. Si estás expresándote realmente a ti mismo, eso es todo lo que depende de ti. Si no ha funcionado, fíjate en cómo podrías conectar mejor esa expresión. Y eso vale para todo.

Si quieres una mejor vida sexual, reconoce tu Sexualidad. Reconoce lo que quieres, reconoce quién eres, y reconoce tus deseos. Si te rechazan… Sí, bueno, puede que ella fuese una ‘zorra’, o que ‘ese chico te pisara la manguera’. ¿Qué hiciste al respecto? No es problema de nadie, sino tuyo. Tus deseos no cambian. Tu sexualidad no cambia. Cómo ‘conectas’ es lo que debe cambiar. Las personas adecuadas conectarán y las personas equivocadas rebotarán… Si estás expresando tu auténtico yo.

Si lo que buscas es ponerte en forma, por supuesto que importan las diferencias en tu tipo de cuerpo y tu metabolismo. Y tienes toda la RAZÓN – ERES DIFERENTE. Reconócelo. Tu tipo de cuerpo no va a cambiar. Tu metabolismo tampoco cambiará (no directamente). Aprende a conectar tu cuerpo con una rutina alimenticia y de ejercicio que pueda servirle. La salud es el objetivo, y la imagen es un subproducto de la misma. No tiene sentido perseguir una imagen saludable a expensas de la propia salud, pero lo hacemos a todas horas.

Si quieres ser una expresión de ti mismo y vivir tus ideales, entonces necesitas involucrarte en el proceso del cambio. Si te vuelcas en el proceso de estancamiento, entonces gasta tu tiempo culpando, soltando mierda y poniendo (o manteniendo) excusas.

Dar con obstáculos ocurre. Reconócelo. Si lo reconoces, llega un punto donde te toca callarte y superar esos obstáculos. Cuanto más tiempo sigo vivo, más cuenta me doy de que lo mejor que puedo hacer es ser yo mismo. La vida me da grandes cosas. A veces me parte la cara sin motivos. Pero esa nunca será una buena razón para rendirme y dejar de ser yo mismo. De hecho es más bien otro motivo para hacerme cargo, mirar dentro de mí, cambiar lo que pueda y superar el obstáculo.

 

5 – Expresa tu Vida

expressLa vida se expresa a sí misma. Todas las vidas, incluyendo la tuya.

Si no la honras, te humilla. La expresión ha de ser auténtica. Si eres auténtico y honesto, puede que la gente no siempre te vea. Puede que te sientas solo. Puede que te rechacen… Pero qué gran regalo es esto. Te dan el regalo de la elección y la diversidad de expresión. A pesar de ello, por estar atrapados en el mito del fracaso, y hacemos nuestras vidas dependientes de lo que otra gente piense… Rechazamos nuestra expresión para parecer buenos. En mi vida no se trata de perseverar en mi expresión, ni de la lucha de creer en mi expresión.

Es muy claro y muy sencillo. Solamente me satisface cuando me expreso a mí mismo. Si he ‘apañado’ mi expresión para conseguir un resultado, la atención de alguien o meterme en la imagen de lo que se supone que debería ser la vida; puede que me haya sentido bien por un momento, pero pronto se me pasó. Y cuando se fue, me dejó sin orgullo, sin fe y sin cimientos propios.

Tu vida, sin importar lo que creas que vale, tiene grandeza en ella. No la clase de grandeza que viene de un ‘like de Facebook’, o de una multitud de extraños jaleándote y aplaudiéndote. Tu vida tiene la clase de grandeza interior que surge cuando te enfrentas a alguien y muestras honestidad, compasión, empatía y amor.

Esta grandeza interior se muestra más fácilmente cuando podemos verla en nuestros adentros, principalmente. No importa cómo haya sido nuestra vida: la expresión de quien tú eres, de lo que sientes y la conexión con otro ser humano a través de ello es una de las cosas más valiosas que podemos experimentar jamás.

Habla con alguien. Comparte tu identidad, tu corazón, tus pensamientos y tus emociones. Puede que no conecte desde un principio, pero cuando lo haga, en ese momento verás una cosa excepcional. Es la fuerza de la naturaleza llamada TÚ. Recuérdala, abrázala y vívela. Tiene la capacidad de hacerte feliz y cambiar el mundo a tu alrededor… Comenzando por la persona que tienes delante.

 

Tu Identidad eres tú – Deja de dársela a cualquier otro.

¡Vive tu Vida y Reconócela!

 

Steve Mayeda

Fundador de TSL

Steve@theSexualLife.com

Imagen destacada: Adam Lach – Warsaw: Lost Identity en Napo Images.


 

Conoce los productos de TSL –La Dinámica Social para ser un Mejor Hombre

Un comentario en “La Identidad Perdida del Hombre

¡Comentar es sexy! Comparte tus pensamientos...