Descubre una de las verdades tanto del mundo de la noche como del día a día, con la única solución positiva posible. Pronto descubrirás por qué digo que es la única positiva, porque soluciones hay muchas y muy variadas (pero ya se distinguen de esta porque operan en función de lo que quieras evitar, no de lo que puedas conseguir).

Cuando termine este texto, tendrás en tus manos el poder de crear tus propias oportunidades, sin tener que hacer un esfuerzo especial por conseguirlo.

¿Demasiado bonito para ser cierto? Comprobémoslo.

Permite que comience mi alegato estableciendo una premisa:

Ningún hombre puede realmente hacer (por sus cojones) que una mujer se interese por él. Por eso muchas veces me he reído en vuestra cara cuando me habéis dicho a las claras “yo quiero ligar más”.  No existe ningún hombre que ligue realmente, y el que diga que sí (me incluyo en el saco), es gilipollas. Nosotros únicamente estamos ahí para ser vistos por ellas, y decididamente afirmo que ese es tu único papel ahí: ser visto o pasar desapercibido. Estar presente en su mundo o perdido en el tuyo.

Aunque las maneras de ser visto que ya tenga y utilice cada uno son ampliamente discutibles, no entraré en eso salvo para comentar algo.

Por decirlo de una manera sencilla, cómica y cariñosa: si eres tú el que tomas la iniciativa y el que vas y las buscas, entonces eres un correfaldas. Un babas más. Si tu mente está puesta en “pillar cacho” no eres nadie que aporte nada más que ese morbo (a menudo breve y pasajero) que todos tenemos. Sin embargo, confío en que hay una cosa que se puede hacer que sí que te permite estar con mujeres, pero sin perseguirlas:

Estar con ellas en el momento, siendo tú mismo (no lo que creas que le puede gustar) y manifestando tus sentimientos o tus intereses.

Hacerlo sin imposiciones a su persona y desde un respeto de base.

Tener un trato cercano, pero no pegajoso.

Dejando que se note si te gusta o no, y cuánto en caso de que sí.

Utilizando los múltiples lenguajes y deliciosas sutilezas que te permiten decir “me gustas” sin decirlo…

… e incluso hacerlo de viva voz.

Pero especialmente, no estar ciego a lo que tienes delante por atender a lo que quieres tener.

Con todo mi cariño, mi aprecio y mi respeto para los que quieren convertirse en grandes conquistadores: lograréis ser geniales como perseguidores y tal vez buenos oportunistas, pero nada más. La idea es muy simple, y a las claras, por eso mismo parece que no vale para nada. Pero el mero hecho de estar ahí, de darle espacio para que ponga sus cartas sobre la mesa y las juegue como quiera, es la gran diferencia entre alguien que quiere conseguir algo de ella y alguien que quiere compartir algo con ella.

¿Eso no sería jugar al despiste?

Pues no, la verdad es que no es jugar al despiste… ¿Y sabes por qué?

Voy a responderte sin pelos en la lengua, y modestia aparte:

Si te fijas, no hay nada contradictorio. Te hablo de una persona que es capaz de conducirse de manera prosocial y prosexual, pero no te hace sentir como si cada palabra suya fuese dicha para convencerte de que le comas la polla. No te hace pensar que para él eres poco más que un calcetín de carne para su tercera pierna.

Una persona que todos -y todas- hemos sido, somos y podemos seguir siendo; si renunciamos a estereotipaciones absurdas.

En ocasiones te dirán que vas muy a saco, que te lo tienes muy creído, que te cargas algunas de las cosas más divertidas (como las insinuaciones o el misterio). Que eres demasiado fácil o demasiado poco selectivo. Pero también te dirán que es admirable que prefieras vivir sin máscaras, sin mareos, a puro buen rollo. También verás que más de una vez te piden opinión, cuando no directamente consejo. Que te recomiendan a sus amistades para que les ayudes a estar mejor consigo mismas y con sus parejas del momento.

Ya, bueno… ¿Y los resultados para tu propio disfrute?

Y de hecho, suele quedar constancia de que has hecho las cosas bien...

Y de hecho, suele quedar constancia de que has hecho las cosas bien…

Oye… ¿Qué te hace pensar que no disfrute de lo que te he contado hasta ahora? Yo no he dicho tal cosa, ni lo he insinuado tampoco. Al menos eso espero.

Esto es lo que puede pasar, y la explicación que yo le encuentro:

Te llegarán mensajes diciendo que se acuerdan de ti por cualquier tontería que les ocurre o que presencian (te tienen en su mente).
Te buscarán diciendo que necesitan pasar un buen rato y saben que contigo no falla, que siempre se te ocurre algo (te invitan a su corazón).
Te confesarán fantasías, sueños, deseos… Relacionados o no contigo. En los relacionados contigo, te dejan loco (te abren su intimidad).

Las proposiciones sexuales vendrán muchas veces por su parte, o te motivarán a ti para que te actives y tomes la iniciativa.


Por supuesto, esto es únicamente mi realidad. No tiene por qué coincidir con la tuya. No hemos construido nuestras vidas recorriendo los mismos senderos, ni creado las mismas conexiones.

Nuestra identidad no tiene por qué parecerse remotamente siquiera.

Y aún así, confío en que todo lo dicho hasta ahora resuena contigo. En que reconoces la pureza en su fondo.

La pasión visceral.

La conexión profunda.

Sé que a tu cabeza llegan imágenes y sensaciones. Más o menos abundantes e intensas, pero llegan.

También estás conectando con tus recuerdos y con tus deseos.

Y sin duda, estarás deseando comprobar si tendrá sentido y uso dentro de tu realidad…

Por eso, una vez más te digo… Sí, se puede.

Limítate a estar ahí, a relacionarte sin tratar de sacarle algo a la otra persona. Permítete disfrutar de la cadena de acontecimientos, tanto como del momento presente… Es de ese mismo instante, de ese ahora que deseamos que no termine, de donde nace la magia y la fuerza de todo esto.

Del hecho de abrazar la realidad de la otra persona y darle cabida en la tuya. Y más allá de eso, crear una realidad común donde poder ser enteramente uno mismo… Sin tapujos, sin velos, con la total seguridad de saberse no sólo aceptados y apreciados; sino también deseados.

Para expresar y alimentar todos tus oscuros deseos. Para que se den un banquete con tus ganas, y les quede espacio para más.

Para que se bañen en tu presencia y al separaros no puedan olvidarte por estar impregnadas de tu aroma.

¿Suena violento? Las mejores pasiones tienden a serlo…

Aunque sea por su tendencia trasgresora. Por su naturaleza salvaje.

Por la connotación de libertad.

Ese es mi alegato final.

Bríndate la libertad (y a los demás también) de ser natural, honesto y abierto.

No por lo que puedas conseguir, sino por lo que tengas tú para darle al mundo (y efectivamente quieras dar).

~~

Todas tus reflexiones son bienvenidas, y estoy deseando conocer tu opinión.

¿Te parece que me equivoco? No te calles y házmelo saber. Argumenta tu postura.

¿Te parece que tengo razón? Cuéntame qué piensas que nos hace coincidir en esto.

¿Te has reconocido en alguna parte del texto? Aporta tu perspectiva para que lo entendamos mejor.

###

¿A qué viene la charla? A que se puede vivir en un mundo donde las relaciones con los demás (y con uno mismo) sean siempre sencillas, fluidas y enriquecedoras.

Este texto está inspirado en mi iniciativa Todo, menos marear; al respecto de la cual quiero publicar un libro.

La campaña de crowdfunding termina el día 18 de junio, y si para entonces llegamos al objetivo de 1200 euros donados, se llevará a editar por los profesionales de la editorial Círculo Rojo. Los distintos beneficios por hacer donaciones a la campaña están detallados en la siguiente web (haz click en la ficha del proyecto para visitarla):

Esto es todo por hoy…

Sed felices.

Sed vosotros.

¡Vivid la vida!

Sergio

Un comentario en “Las cosas que sé, y quiero compartir contigo (2): Conseguir sin perseguir

  1. Conforme pasa el tiempo,cada vez estoy mas de acuerdo co.tigo, atras van quedando los tiempos en los que analizaba que tenia que hacer para conseguir saciar mi lujuria fisica solo intentando conseguir eso de la otra persona, intentando no se que para gustarle sin que te conozca realmente. Por tanto, me gusta tu propuesta de simplemente estar ahi, ser abierto y dejar que el otro se pronuncia con lo que surja de esa relacion.

¡Comentar es sexy! Comparte tus pensamientos...